La estrategia que convierte a los contenidos en materia viva

El branded content se ha convertido en una baza importantísima para gran parte de las compañías y marcas de todo el mundo. Pero no siempre se cuenta con una visión del contenido como una especie de “ser vivo”: que nace, crece, se reproduce y… ¿muere? No tiene porqué morir, puede transformarse.

Branded Content: continua evolución

Es maravilloso comprobar con el paso del tiempo y la experiencia, cómo el contenido de calidad nos demuestra que es aquel que crea vínculos perdurables en el tiempo entre la marca y las personas. Cómo nos aporta argumentos de vida, no de consumo. Apuesta por las preferencias de los usuarios, no de las marcas. Por eso es materia viva.

La importancia de conocer a nuestras personas

Para desarrollar ese contenido de calidad hay algo que siempre se mantiene de manera incorruptible como epicentro de la mejor forma de hacer las cosas: nuestras personas. La materia viva de nuestros contenidos se nutre de sus necesidades, de sus historias, de sus frustraciones, de sus emociones. Las personas que hay tras las marcas deben ser la motivación y el porqué de nuestros contenidos.

Debemos conocer todo de ellas para poder satisfacer sus necesidades de la mejor forma posible, adaptando nuestros contenidos a las diferentes fases y momentos de su vida, siendo respuesta a sus dudas y problemas. Será entonces y solo entonces cuando de verdad podamos ofrecerles exactamente aquello que están buscando. Incluso aquello que necesitan aunque aún no lo sepan.

Como dijo Charles Eames: “Al final todo conecta, las personas, las ideas, los objetos… la calidad de la conexión es la clave de la calidad per se.”​

Deja un comentario